Centro de Naturopatía

Cráneo Sacral

Ria Vervliet, RCST


 En el centro del cerebro hay unos espacios que se vacían y se llenan, se llenan y se vacían, día tras día con un suave ritmo apacible que se puede percibir en cualquier parte del cuerpo - El ritmo Cráneo Sacro. Estos espacios se llaman ventrículos y se llenan con un filtrado de sangre que se conoce como el fluido Cerebro Espinal. Este líquido rodea el cerebro y la médula espinal y es metido en una membrana impermeable y resistente que se llama Duras, incorporándose así al ritmo Cráneo Sacro. No se puede observar este movimiento por su lentitud en centésimas de milímetro, entre 7 y 14 ciclos por minuto. Pero una vez entrenado puedes detectarlo con las manos. El Ritmo Cráneo Sacro irradia fuera desde éste por la Fácia, una membrana más delgada, que envuelve todo lo que hay en el cuerpo. Cada órgano, cada vaso sanguíneo, cada nervio, está envuelto en Fácia y esto también está conectado al Dura. De esta manera todo el cuerpo se mueve con el ondeo del ritmo sacro.


Es más fácil de entender la Fácia si piensas en las finas bolsas de la tienda de hortalizas y de fruta. Si alguna vez has frotado la parte inferior de una de éstas bolsas sabrás que las arrugas y pliegues se quedan en el plástico dejando también una impresión en sus dedos. La Fácia, como la bolsa de plástico, tiene memoria.


Un tablón de madera cayendo en su hombro cuando tenias once años habría dejad una impresión en su Fácia. En términos Cráneo Sacras, esto se llama un quiste de energía. El quiste de energía se habría deshecho o liberado solo durante su auto-cura. Al contrario, si no ha sido completamente deshecho habría sutilmente restringido el movimiento de la Fácia y el flujo del líquido cerebro-espinal. Tal quiste puede quedarse sin ser detectado durante muchos años pero como una roca en el arroyo, eventualmente recolectará sedimento a su alrededor. Al principio sentirás un dolor de vez en cuando. El posible resultado final puede ser dolor agudo, y eventualmente, la pérdida de movilidad, El Sistema Cráneo Sacro refleja todo lo que contiene. Como una sábana blanca plana en una cama, Si una de las esquinas se tira lentamente, se ye reflejado en la sábana entera. Arrugas y pliegues irradiarían de la esquina restringida. Las almohadas y mantas en su superficie comenzarán a moverse. Cuándo el terapeuta Cráneo Sacro posiciona sus manos en el cuerpo de una persona, puede detectar todas las vueltas y las torceduras que hay en el sistema Cráneo Sacro de esa persona. Seria algo así como meter las manos en un lago y poder detectar todo lo que sucede allí, los peces nadando, los cambios en la corriente del agua formadas por un árbol sumergido, la turbulencia de la boca del rio.


Puede que entre usted en la clínica de un terapeuta cráneo sacro con un dolor de rodillas pero éste con sus habilidades cráneo sacro ha detectado que el origen de su dolores ese hombro dañado desde hace muchos años. Tratará la raíz del dolor, Esta es una de las razones por las cuales el terapeuta cráneo sacro puede tratar tantas, aparentemente diversas, condiciones.


Espero que el lector haya disfrutado de esta introducción a la terapia Cráneo Sacro.